TRILOGÍA BATMAN DE NOLAN – Fórmula metafórica | ZINE Juglares

0
368

TRILOGÍA BATMAN DE NOLAN – Fórmula metafórica

El cine es un malabarista sobre una cuerda floja llamada realidad
– José Izguerra

Es un gusto comenzar el segundo mes del año con esta reseña. Una saga fantástica, llevada a un nivel superlativo por el director Christopher Nolan. El trabajo de este director destaca en cada uno de sus filmes y su trabajo con el famoso personaje de cómics no fue distinto. 

La principal valía de las tres películas radica en el respeto por el personaje, por su historia y esencia. Esto último, aunado a la libertad creativa que tuvo el área de dirección. De esta forma pudo crear una Gótica más realista, apegada a nuestros tiempos; pudo crear un ambiente particular y único; pudo crear una sociedad con problemas clásicos y profundos que un héroe-humano resuelve a base de teatralidad y mucho valor. 

Por lo tanto, Nolan tuvo en sus manos la posibilidad de darle su toque de autor al mundo del superhéroe. No desaprovechó la oportunidad y lo plasmó en cada toma, efecto especial y en la amplitud de sus personajes. 

Nolan dirigiendo escenas para la tercera entrega de la saga

Este artículo se titula Fórmula metafórica porque la trilogía se puede comprender desde la retórica cinematográfica. La primera película “Batman inicia” simboliza la búsqueda y descubrimiento del ¿quién soy? Pregunta filosófica fundamental. En la segunda parte, “Batman el caballero de la noche” se manifiestan el bien y el mal como entes complementarios e indisociables. Y en la tercera, “Batman el caballero de la noche asciende”, refiere a la catábasis, palabra griega que representa el descenso, una alegoría de bajar a la ladera de los temores y conflictos propios, para salir de ellos: ascender victorioso. Es por esta razón, que los largometrajes son tan intensos y de alta calidad. 

Vayamos uno por uno. Comenzando por la primera parte Batman Begins (2005), podemos observar a un Bruce Wayne que se sabe solo, sin sus padres. La orfandad lo llevó a ser un niño, adolescente y adulto joven con miedos latentes. Miedo al compromiso, al apego y a los murciélagos. Este último es una metáfora más, que nos hace darnos cuenta que al tomar la forma de un murciélago humano, Bruce supera sus miedos. El miedo es pues la herramienta básica en el arsenal del héroe. Se logra el cometido: Bruce Wayne responde la pregunta quién soy; lo hace después de un largo viaje geográfico y hacia el interior de sí mismo, después se manifiesta Batman.

Bruce Wayne en camino del auto conocimiento

Es de destacar la calidad de la dirección desde la primera entrega, ya que la figura del superhéroe la vemos por fin después de casi media película, no hay acelerones bruscos ni el error de principiante por comenzar la historia poniendo frente al espectador al personaje central. Contrario a eso, Nolan le da timing al relato, le pone soportes sólidos, columnas grandes talladas artísticamente. 

Este tercio de saga, revela las cualidades humanas del personaje principal, su vulnerabilidad. Su alter ego es más fácil de comprender porque el Bruce Wayne fuera del traje está expuesto con maestría. Además es acompañado de maravilla por su consciencia externa, Alfred y por su consciencia extra, Lucius Fox. Y lo más importante, quedan claros los roles, alcances y personalidades de todos los personajes. Desde el incorruptible Jim Gordon, hasta la kriptonita que Rachel representa para Batman. En resumen, una presentación clara y extendida, que sienta las bases para las dos posteriores piezas. 

Batman evaluando los eventos sucedidos

En cuanto a la segunda película Batman the dark knight (2008), es necesario mencionar que bien pudo llamarse “El joker”, pues dicho personaje se roba la atención de manera absoluta. Pero por supuesto que centrar mi opinión solamente en el excelso villano, sería un error. 

Esta película es por mucho la mejor de las tres, incluso una de las mejores en la carrera del propio director. Dirección de fotografía exquisita, aunada a muchas escenas de acción realizadas bajo efectos más reales, dejando de lado el trabajo por computadora. Pero la acción no es el material preponderante, pues hay escenas de suspenso y pistas falsas, así como una trama cercana a la narrativa del cómic desde las virtudes-limitaciones del séptimo arte. 

Punto a favor, sus personajes pulcros, claros como el agua. Nunca se diluyen sus roles o su esencia. Se trata de sujetos con dilemas morales constantes e internos. Que se debaten entre los claros y oscuros de la vida. Decía con anterioridad, que esta cinta es la metáfora del bien y el mal como complementarios duales y es así, pero Nolan extiende la apuesta a otros opuestos: la civilidad vs el caos social, lo justo vs el desequilibrio, el orden vs la anarquía o el gregarismo vs el aislamiento. 

The joker escapando de prisión

Asimismo, presenciar un triángulo amoroso entre Bruce, Rachel y Harvey merece distinción, pues el amor en Hollywood, normalmente, se pinta en los extremos más inalcanzables de su verdadero ser, más cursis e improbables. También, los actores que se añaden al reparto le brindan más fuerza a la película. 

Se trata pues, de una joya cinematográfica. Trama, guión, desarrollo y dirección de personajes, fotografía, acción y narrativa de condiciones sublimes. Y como mención honorífica, es importante destacar a Heath Ledger, pues su güasón pasó a la historia como uno de los más grandes antagonistas de todos los tiempos. En el trabajo actoral se encuentra el poder del joker. De esa forma, la psicología del personaje, sus gestos y ademanes, el manejo de la voz, su actitud anímica y su imagen física única, le valieron para ganar un Oscar y convertirse en el epítome de cualquier villano de cómic. Y su muerte consagró su trabajo en esta obra, al misterio eterno. 

The joker previo al aplauso que improvisó para darle más profundidad a su personaje

Finalmente, la tercera parte Batman the dark knight rises (2012), como dije antes es la figura retórica de la catábasis. Todo se centra en esta idea. Y no puede ser llevada al cabo, sin entender que Bruce Wayne está destrozado por la muerte de Rachel, no tiene fuerza física ni moral. Después de haberse hecho a un lado mintiéndole a Ciudad Gótica por el bien de la población, es atraído a la acción por Selina Kyle en contubernio con Bane. Bane es el rival más fuerte con el que se enfrentó Batman en esta saga, porque además de ser más fuerte y astuto, tiene las cualidades de otros villanos: el arrojo del güasón y la inteligencia de Ra’s Al Ghul. 

Se sintetiza la metáfora en el gran pozo cilíndrico donde Batman es recluido después de ser derrotado. Está ahí porque Bane quiere que vea arder la ciudad que tanto protegió. Así pues, Bruce se tiene que enfrentar a sus miedos: la discapacidad física, la falta de voluntad, el miedo a fallar y a romper su código de ética. 

Bruce Wayne saliendo del pozo

Por lo tanto, desciende hasta el umbral de sus temores, los enfrenta con la posibilidad de la muerte (física e ideológica) de por medio y asciende para combatir al mal. Como siempre, logra la victoria y se encumbra como el gran salvador. Y es en esta película final, donde Nolan le cede a Batman la categoría de ícono. Lo hace por medio del papel de mártir, pues para la opinión pública se sacrifica al sacar la bomba de la ciudad y así mantener Gótica intacta. Después vemos la puerta entreabierta que simboliza Alfred viendo a Bruce y Selina a salvo. 

Terminando, la tercera entrega fue la más grande de todas, más acción, más actores de renombre, más giros en la trama, pero eso no la hizo la mejor. Lo más destacado de esta cinta: Tom Hardy y su versatilidad actoral, que sin duda nos lega un gran Bane. Para mí, sigue siendo superior la segunda parte. Sin embargo, es un gran cierre para la serie de largometrajes y para la que considero, la mejor versión de Batman de todos los tiempos.

Batalla Batman & Bane

LO SUBJETIVO: Christopher Nolan es uno de mis directores favoritos y le tengo especial aprecio a Batman por no tener superpoderes.

EL LADO OSCURO: El cambio de actrices para interpretar a Rachel, la saturación de giros y actores en la tercera entrega, la poca participación de algunos actores que pudieron darle aún mayor poder a la saga y algunas incoherencias entre la primera y la última entrega. 

CALIFICACIÓN: 9 estrellas 

SIGUIENTE PELÍCULA: Constantine   

Si quieres que analicemos una película, saga, serie o género, déjanos tu comentario y lo haremos con gusto. ¡Estamos al habla!      

Ver más publicaciones de José Izguerra 

Facebook – Instagram


Comments

comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here