CONSTANTINE – Estética visual | ZINE Juglares

0
364

El cine es un malabarista sobre una cuerda floja llamada realidad
– José Izguerra

Sacudiéndonos el polvo romantiquero de febrero, cae bien esta película, la hayas visito o no, pues siempre es una excelente opción para reunirse a verla. Francis Lawrence se estrenaba como director de películas de gran formato con Constantine, arriesgando a perder con la adaptación de esta obra original de Alan Moore. Sin embrago, considero que hizo un buen trabajo. La crítica (de la academia) desdeñó y se mostró indiferente a este largometraje, en una de esas injusticias que se dan por sobre analizar. 

Escena fuera del refugio de Midnite

Constantine se trata de un cóctel de simbología pop cristiana, ángeles, demonios, híbridos y humanos comunes. Si disfrutas de los efectos especiales y de todo lo que pueden ofrecer a una historia, esta película es para ti. Asimismo, si eres fan del cine fantástico, también quedarás encantado. Y si ya viste la película, te dejo mi crítica y podrás verla con nuevos ojos. ¡Vamos!

En lo que refiere al guión, nos quedan a deber muchísimo. Es una cinta que no tiene una dirección clara. Bien podrías ver muchas de las escenas en desorden o re acomodadas y  obtendrías la misma experiencia. Hay un serio problema de narrativa, pues todo se centra en una daga, convirtiendo el fin último en algo superficial. El vacío de arco narrativo se compensa con el material visual, por ejemplo el tiempo detenido dentro del caóticamente árido-ardiente infierno. 

El infierno

Por su parte, la dirección hace lo suyo para decepcionar. Tomando en cuenta que ésta era la primera oportunidad de Lawrence en largometrajes, que su fuerte son los videoclips musicales y que apostó fuertemente por los efectos especiales, se puede entender que no sea un punto clave de la película. Sin embargo, entre todo esto, es destacable la atmósfera oscura y tétrica de aspecto gótico. Gran acierto también, los escenarios citadinos al aire libre u ocultos, en una especie de pasajes tras bambalinas accesibles sólo para algunos “elegidos”. 

“Oficina” de Midnite

En cuanto a los personajes, en general tenemos un mal sabor de boca. Y cómo no, si tenemos figuras como Midnite o (el ángel) Gabriel que sin duda querríamos que fueran desarrollados en todo su potencial. Ni que decir del personaje principal, John, que aunque sí muestra cierta acidez del personaje que lo inspira, Keanu Reeves poco expresivo y atado por un guión que nos cuenta apenas lo mínimo para conocerlo, limita la visión del espectador. Caso similar el personaje corto y sinsentido de Shia LeBouf que bien podría excluirse sin que lo extrañáramos. 

El ángel Gabriel

Vuelvo a Midnite y Gabriel, además añado a Satán y a Angela porque son lo mejor entre las interpretaciones. Midnite (Djimon Hounsou), luce un estilo dramático e imantado que impone con su sola presencia física y que pudo haber jugado un papel más complejo en la trama como mediador neutral de la batalla clásica del bien y el mal. Gabriel (Tilda Swinton) una mujer con apariencia andrógina y exquisita actuación, concerta un ángel con ambiciones y un ego monumentales; este personaje habría aportado balance a la historia, pero aparece en escasos minutos. El Satán de Peter Stormare, es mi representación favorita del rey del bando maligno; aparece muy poco y hasta el final, pero su aspecto relajado, pulcro y la actitud de rockstar contribuye a cerrar la historia. Finalmente, Angela (Rachel Weisz) demuestra muchas emociones, un despliegue artístico de actuación y su personaje emana mucha empatía con su hermana muerta que se refleja en el público con naturalidad. 

Angela

Para terminar, destaco la estética de la cinta. Me parece que es una película para ver sin prejuicios, dejar de lado los valores puristas y la exigencia para otras obras del séptimo arte. Es pues, un deleite visual para inundar los ojos y los sentidos, para pasar un buen rato y quedar satisfecho. 

El diablo

LO SUBJETIVO: Soy amante de la estética visual y de la simbología. Cuando la vi por primera vez, era un adolescente ajeno a la crítica cinematográfica.

EL LADO OSCURO: Frente al cómic que sustenta esta película, el metraje es muy gris y falto de creatividad cinematográfica para adaptar con mayor profundidad. La elección de Keanu Reeves como John Constantine aparenta falta de imaginación, supongo que su selección se debió a que en su papel de Neo (Matrix) ya era un mediador con aires de salvador mesiánico. 

CALIFICACIÓN: 6 estrellas 

SIGUIENTE RESEÑA: Entrega de premios Oscar   

Si quieres que analicemos una película, saga, serie o género, déjanos tu comentario y lo haremos con gusto. ¡Estamos al habla!

Ver más publicaciones de José Izguerra 

Facebook – Instagram

Comments

comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here