2 PELÍCULAS CON PREMISAS ORIGINALES | ZINEJuglares

0
210

El cine es un malabarista sobre una cuerda floja llamada realidad
– José Izguerra

Sabemos que las películas se sustentan en una o algunas premisas. Éstas deben ser comprensibles y por la multitud de metrajes creados hasta hoy, lo más originales posibles. “No hay nada nuevo bajo el sol” dice el adagio, así que por lo menos se pide que las premisas sean tratadas con perspectivas diferentes. 

Supongo que la premisa más usada en la historia del cine es el amor y a pesar de ser así, hemos disfrutado de excelentes películas que lo plantean con arrojo. Hoy les dejo dos películas con premisas atractivas, arriesgadas, distintas. Preciso decir también que una idea original no es garantía de un resultado original. Una vez dicho esto, arranquemos. 

LA VERSION DE MI VIDA, Richard J. Lewis, 2011. 

Premisa: una aparente vida común que en esencia es extraordinaria por las vicisitudes de la vida y los roces con el amor.

Películas sobre personajes comunes hay miles, buscan la conexión con el espectador desde la empatía. Sin embargo, pocas nos hablan de un aparente hombre común que realmente lleva una vida inusual, entre la grandeza y la abyección constante, entre los dulces placeres de vivir y la savia amarga del dolor inducido con imprudencia. 

La versión de mi vida, es una cinta con gran ritmo, que paso a paso te acompaña de la mano, a veces sonríe contigo y otras te golpea las costillas. Te vuelve parte de algunas décadas en la vida de Barney, incluso en cómplice de sus cuitas de amor, de las tonterías que hace con su mejor amigo y la emoción de conocer el amor de su vida. 

El largometraje gira en torno a la muerte del mejor amigo de Barney, quien es el principal sospechoso del caso por su cercanía con el difunto. Sin embargo podemos apreciar mucho más que eso: desde su proceder judío, la fuerte relación con su padre, la sencillez con la que obtiene y pierde poder, su vida mayoritariamente liberal e inestable, hasta su genuina incapacidad de comprometerse realmente. 

Esta obra es la fiel representación de la frase que aparece en todos mis textos: el cine es un malabarista sobre una cuerda floja llamada realidad. En ella se manifiesta la delgadísima línea entre la ficción y lo que ocurre en nuestra vida cotidiana. Cuántos de nosotros no hemos estado arriba de la montaña y hemos descendido rápidamente, o estado en la muchas y diversas situaciones con las que Barney se enfrenta. 

Lo más destacado de este filme son sus actuaciones. De manera sobresaliente la de Paul Giamatti como Barney, sin duda él es un gran actor y quizá uno de los más subestimados de la industria; para este personaje pudo darle más fuerza a su capacidad actoral y moldeó al personaje de manera excelsa. En segundo plano y no por eso menos importante, están los actores secundarios, desde el señor Panofsky atrevido e insensato papá de Barney (Dustin Hoffman), Boogie (Scott Speedman) eternamente ebrio mejor amigo, hasta las tres esposas de la trama. Si hubiera habido al menos un pequeño fallo en la audición, no habría existido un trabajo como el que se entrega en el producto terminado. 

Barney’s Version

Ya sea para renegar un poco del matrimonio, para arder en miel con algunos diálogos cursis, para desear haber hecho algunas cosas más en la vida o simplemente para no cometer ciertos errores, esta película vale la pena en cada uno de sus minutos y fotogramas. ¡Que la disfrutes! 

RUBY SPARKS, Jonathan Dayton y Valerie Faris, 2012.

Premisa: es posible materializar a tu pareja ideal pero ¿eres consciente de lo que implica la perfección contra la voluntad del amor? 

Todos hemos sido víctimas de la idealización de la pareja que provoca el amor. Pero Clavin (Paul Dano) cae preso absolutamente en estas redes, al crear a Ruby (Zoe Kazan) según sus deseos. Aunque le encanta al principio, tiende a odiar ciertas acciones de ella que lo llevan a pensar seriamente en cambiarle más y más aspectos conforme pasa el tiempo. Se vuelve un juego oscuro y posesivo en lo que, a primera vista, es una película romántica, pues visita los lugares comunes del género pero ofrece una vista diferente a nuestra necesidad humana por la búsqueda de perfección en el amor. 

La película es la ópera prima de la pareja de directores Valerie Faris y Jonathan Dayton, quienes eligieron, correctamente a mi parecer, otra pareja casada formada por Paul y Kazan, quienes interpretan a los personajes principales. La comunión de pareja se puede ver en el bienlogrado filme. 

Al principio del artículo, mencionaba que no siempre una premisa excelente y original es garantía de una película excelente y original. Esta cinta es prueba de ello. La idea es tan buena que sólo contarla dan ganas de ver una película, pero no cualquier director y no cualquier actor pueden aterrizarlo a la pantalla grande. 

Tampoco te digo que es una basura, por algo la recomiendo aquí, simplemente advierto que no es la joya que merecería ser. Aún así, nos entrega algunas cosas, por ejemplo: a los cinéfilos aficionados, una buena película para pasar el rato; a los más críticos, paradigmas para nunca repetir u otros para desarrollar con más fuerza en otras obras. 

Lo más destacado son algunos diálogos del guión, del que podríamos extraer frases muy lindas dignas de enmarcarse. También la fusión natural y sutil de las dimensiones que inevitablemente crea Ruby en la trama. Asimismo, la forma en que Kazan modeló a un personaje que exigía muchísimo. Y añado, algunas escenas épicas, como en la que Ruby habla solamente en francés para probar al hermano de Calvin que es real la magia. 

Tú decides si la ves por amor al arte o con ganas de sacarle jugo crítico, sea cual sea tu objetivo, seguro te aportará bastante. ¡Disfrútala! 

LO SUBJETIVO: La primera la vi un día que extrañaba fuertemente a mi padre, por estar en ciudades diferentes y teniendo la intención de crear una vida propia, de abrir camino para dejar un legado; me identifiqué fuertemente con Barney.

En cuanto a la segunda, a pesar de lo que pueda criticar cinematográficamente hablando, la puedo ver una y otra vez. 

EL LADO OSCURO: De la primera, sólo señalo que lamentablemente se termina; soy consciente que si le agregaran tiempo extra sería un exceso, pero eso no quita mis ganas de más. De la segunda: sí reclamaría más temeridad, atrevimiento cinematográfico y soltura, pues la premisa es fabulosa y el material humano fenomenal. 

CALIFICACIÓN: 

  • La versión de mi vida – 9.5
  • Ruby Spark – 7.5 

SIGUIENTE RESEÑA: Tres anuncios por un crimen   

Si quieres que analicemos una película, saga, serie o género, déjanos tu comentario y lo haremos con gusto. ¡Estamos al habla!      

Ver más publicaciones de José Izguerra 

Facebook – Instagram

Comments

comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here