SEMANA SANTA EN URICHO; CONSERVANDO LA CULTURA.

0
422

Uricho, lugar de artesanos, ubicado sobre la carretera Pátzcuaro- Eronga, es una de las comunidades purépecha pertenecientes a la región Lago (japontarhu). Esta comunidad aún conserva parte de su cultura a través de la lengua y sus tradiciones.

Llegando la Semana Santa, es pertinente hablar sobre la forma en que los habitantes de Uricho se preparan para esta ocasión, pues lo hacen, no solo en la parte espiritual, sino en la cultural, y es que semanas antes de llegar la Semana Santa, por las noches se escucha a los señores, señoritas, jóvenes y niños ensayando para la representación de la pasión de Cristo… pero no nos adelantemos, les contaré paso a paso.

El viernes anterior al Domingo de Ramos, el fiscal (encargado de la iglesia) reúne a jóvenes y/o señores para salir a temprana hora hacia la comunidad de San Ángel Zurumucapio, en donde se dedicarán a cortar laurel toda la mañana. Mientras ellos están en dicha labor, la esposa del fiscal  junto con señoras, en su mayoría familiares, preparan la comida con la que esperarán a la gente que llegará con el laurel.

Las señoras, se van a esperar a los señores y jóvenes en la entrada del pueblo acompañados de una banda, o bien, una orquesta. Cuando el laurel va llegando, tiran cohetes para así, avisar que van entrando al pueblo. Bajan del carro en el que se transportaron y reparten un poco de laurel a la gente que los espera, bailan un son y después, se dirigen hacia la iglesia, pero antes hacen algunas paradas, una de ellas en una de las entradas al pueblo en donde se encuentra una virgen, la siguiente parada, por la otra entrada del pueblo en una cruz.

Después de esto, llegan a la iglesia para agradecer por haberles permitido llegar con bien, y después se disponen a comer. Cabe mencionar que la tradición ha sufrido algunas modificaciones pues, hace algunos años, los señores se iban y regresaban caminando, atravesando los pueblos, y a la llegada ya se les esperaba en otra parte del pueblo conocido como “Karanguirio”, y comenzaban a tomar una bebida típica del lugar, llamada “Charape”.

La música con la que entraban a la comunidad la interpretaban músicos originarios del pueblo, tocando un son especial para la fecha y compuesto por ellos mismos, “El Son del laurel”.

El sábado, un día antes del Domingo de Ramos, la gente acude a la iglesia para recoger su palma y laurel, así podrán elaborar figuras en la palma, tales como petates, gusanitos e incluso algunos Cristos. El domingo se dirigen a la bendición de las palmas para posteriormente acudir a la misa. Años atrás, para acudir a la celebración del Domingo de Ramos, necesitaban trasladarse a la parroquia, encontrada en la comunidad de Erongaricuaro.

El miércoles, día antes del jueves santo, se hace la bajada de Herodes, esto es una caminata que hacen los que participarán en el drama de Judea (representación). El recorrido se hace por todo el pueblo. Y el jueves, después del almuerzo comienza la corredera, pues este día comienzan a salir los judas detrás de los bolsillos de chicos, y no tan chicos.

Los judas son jóvenes, en su mayoría, vestidos con una túnica, ya sea roja, blanca, negra o con estos colores combinados y una máscara elaborada por misma gente del pueblo, esta máscara debe tener unas facciones horrorosas pues esto provocará el temor de los niños. Además llevarán consigo un lazo para poder asustar a los pequeños en caso de que se nieguen a darles alguna moneda, y claro, no podía faltar el lugar en donde depositar las monedas, un calcetín viejo.

Por la tarde comienzan las celebraciones religiosas, pues de este modo se comienza la semana santa. Se oficia una misa en la que se hace el lavatorio de pies por parte del sacerdote a los que interpretarán a los apóstoles. Concluida la celebración se expone al santísimo por toda la noche y la madrugada del jueves para las personas que quieran acercarse a hacer su visita, los fiscales los estarán esperando con algún alimento preparado por ellos y más personas que acuden a ayudar.

Ese mismo día en la noche comienza el drama de Judea, ésta representación se prepara cada año, siempre con personas diferentes. La representación concluye el viernes, después del mediodía, con la crucifixión de Jesús en un lugar distinto a donde fue toda la representación. Uno de los iniciadores del drama de Judea es el Señor Joaquín Vargas.

Por la tarde del viernes se harán en la iglesia los oficios, una vez concluidos se dispondrán a continuar con la procesión del silencio, esto se realiza alrededor de la comunidad.

Por último la gente se prepara para terminar la semana santa con la misa de la vigilia pascual, la mayoría de las ocasiones se realiza por la noche. Cabe mencionar que estos tres días santos, en la iglesia todo permanece cubierto con mantas moradas (cristos, vírgenes, cristos, retablos, etc.), y a mitad de la misa, cantando el gloria y resonando la campana de la iglesia, se encienden las luces del templo y se quitan todas las mantas que cubrían algo en la iglesia.

Me parece bueno recordar un poco de lo que se hacía  años antes en esta época, y es que, cuentan las personas mayores, que las señoritas del pueblo, semanas antes de llegar la semana santa, acudían a la iglesia con sus metates y sus cántaros o cubetas para lavar todos los vestidos de las vírgenes. Con su cubeta o cantarito acudían a los pozos del pueblo para acarrear agua, al final recibían como agradecimiento algunos ponteduros, colaciones o incluso, pinole.

Entre la comida típica de estas fechas en la comunidad, están las habas verdes, siempre acompañadas con su chile de molcajete; también, para el viernes santo, un caldo de pescado o camarón, dependiendo del presupuesto de cada familia. Años atrás se asaban unas ricas akumaras, desafortunadamente este pez desapareció del lago, mucha gente opina que fue debido al introducir al pez conocido como gringo. Algo que no puede faltar en la comunidad y que se hace de años atrás son las chapatas, las xarikurundas, y como olvidar el atole agrio acompañado con su pipián.

La tradición de semana santa es mucho más que estas líneas, pero es imposible terminar de contar todo lo que se ve, lo que se sabe y lo que se cuenta. Uricho es una comunidad llena de tradiciones, de cultura, y las personas adultas se enorgullecen de recordar cómo se esperaba esta época del año.

Comments

comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here