Museo Mina “Las Dos Estrellas”, Tlalpujahua, Michoacán.

0
1393

La historia minera de Tlalpujahua corre en paralelo con la conformación de la Nueva España. Desde la década de 1530 se descubrieron vetas de plata en Tlalpujahua, sin embargo, su relevancia productiva se da en los siglos XIX y XX. Se distinguen dos periodos de auge en la producción de oro y plata: uno es en la década de 1820, ya que al consumarse la Independencia de México, fueron los británicos los primeros en invertir en la reparación y explotación de las minas de la región. El segundo momento de bonanza fue en la época del Porfiriato y primeras décadas del siglo XX. En este último periodo, Tlalpujahua figuró como una de las zonas mineras más importantes del país.

La sede del “3er° Congreso Internacional de Historia y Ciencias Sociales”, tiene como escenario el actual Museo Mina “Las Dos Estrellas” ubicado en el poblado de Tlalpujahua, Michoacán.  Dicho recinto cuenta con una rica historia y un legado tecnológico-minero, así como espacios e infraestructura que dieron cuerpo a una gran empresa por poco más de 50 años. Denominada Compañía Minera “Las Dos Estrellas”, su historia inicia formalmente el 19 de septiembre de 1898. Creada por un ingeniero de minas francés, de nombre Francisco J. Fournier. Los conocimientos sobre minería, la antigua historia minera de la zona y la riqueza de los yacimientos localizados, llevaron a Fournier a reunir los elementos suficientes para optar por la decisión de emprender un negocio minero en Tlalpujahua (Michoacán) y El Oro (Estado de México). Dicha empresa llegaría a ser uno de los negocios más redituables de la época. Asimismo, el ingeniero francés tuvo la visión empresarial y las relaciones claves en el sector financiero y político para lograr atraer prominentes inversiones a su proyecto.

En el mundo de las finanzas, Fournier gestionó el apoyo con dos grandes financieras francesas: el Banque Franco-egyptienne y con el Crédit Lyonnais, estos organismos dieron solides a la empresa enclavada en Tlalpujahua y El Oro. Mientras que en el contexto político nacional, la empresa del francés, tenía buena relación con el gobierno. Fournier reclutó un selecto grupo de accionistas para emprender la Compañía: José Luis Requena (de Campeche), Antonio Pliego Pérez (de Toluca), Hermes Charles Sandifer (de Inglaterra), Guillermo Landa y Escandón (de la Ciudad de México) y Guillermo Brockmann (de Guanajuato).

El éxito de la Compañía Minera “Las Dos Estrellas”, tuvo alta relevancia en la escena nacional; ejemplo de ello fue la visita que realizó el entonces presidente de México, Porfirio Díaz, quien estuvo en dicha empresa en abril de 1909. La Compañía fue en su momento una de las empresas más pujantes económicamente y en tecnología una de las más sofisticadas, llegando a tener una competitividad de tipo mundial.

Años más tarde y por circunstancias adosadas al sinuoso contexto nacional e internacional de las primeras décadas del siglo XX, la empresa sufrió varios cambios tanto cualitativos como cuantitativos. Su descenso económico mermó su continuidad como ente empresarial privado. Fue tan aguda su crisis que entre 1937 y 1938 la compañía pasó a manos de los trabajadores, formando así: la Cooperativa Minera “Las Dos Estrellas”, que fue operada por los propios obreros con cierto respaldo del gobierno. Sin embargo, las condiciones no fueron óptimas para la economía de la Cooperativa, en la década de 1950 la prominente reducción de salarios obligó a los obreros a desistir del trabajo minero y emigrar. Fue en 1959 que la Cooperativa y por tanto la esencia de la Compañía eclipsó en dicho año.

 

Bibliografía:

José Alfredo Uribe Salas, Historia económica y social de la Compañía y Cooperativa Minera “Las Dos Estrellas”, en El Oro y Tlalpujahua, 1898-1959, Morelia, Fondo Editorial Morevallado, Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Ministerio de Ciencia e Innovación-España, 2010.

Comments

comments