El pueblo mágico de Santa Clara del Cobre

0
435

Enclavado entre la sierra purépecha y la zona lacustre de Pátzcuaro, se ubica un pequeño poblado que adquiere importancia por las riquezas históricas, culturales y artesanales. El colorido de sus casonas coloniales típica de la arquitectura vernácula y de los pueblos mágicos de Michoacán, la armonía de sus calles que permiten el disfrute de los atardeceres, lugar donde el tiempo se detiene y la cultura se abre paso para presumir su encantador rostro de tradiciones y costumbres que resguarda, hablamos de la comunidad de Santa Clara del Cobre.

Fundación agustina desde 1553 y que tendría como patrona a Santa Clara de Asís. Un sitio de origen prehispánico, evangelizado en principio por los frailes franciscanos que llegarían a Michoacán hacia 1525, prosiguiendo la labor religiosa los agustinos. Ubicado en el municipio de Salvador Escalante, Michoacán, el pueblo mágico de Santa Clara es un lugar donde se recuerda las enseñanzas de don Vasco de Quiroga (primer obispo de Michoacán), que acrecentaron la sabiduría entre los pobladores al fusionar el conocimiento artesanal prehispánico y perfeccionarlo con las técnicas traídas por los españoles como es el cincelado.

Pueblo de maestros artesanos, que con sus manos crean excelentes obras de arte de diversos tamaños desde tiempos inmemoriales, donde el visitante podrá llevarse un grato recuerdo de su visita por la zona del cobre;  una tradición de generación en generación y que sigue palpable al grado de recibir reconocimientos a nivel nacional e internacional por los concursos que se hacen en la Feria Nacional del Cobre (llevado a cabo entre Julio y Agosto) en que han sido participes muchos de los artesanos de la comunidad con sus obras ganadoras que se exponen en el Museo Nacional del Cobre. Ubicado a una cuadra de la plaza principal, a través de su colección, el museo invita a propios y extraños a adentrarse al mundo de las artesanías prehispánicas y actuales para conocer las distintas formas de elaboración y también la manera en que se martilla; cuenta también con un taller donde se da muestra de la fundición, martillado y cincelado de la mencionada artesanía.

Pueblo mágico de tradiciones culturales antiguas que heredaron sus actuales pobladores y de monumentos patrimoniales con gran riqueza histórica que nos remiten a esos años de la colonia, esos años de religiosidad y comunidad entre sus antiguos habitantes. Entre sus edificaciones históricas Santa Clara del Cobre cuenta con la antigua “Huatápera”, un hospital donde se puede apreciar las imágenes religiosas de San Francisco y Santa Clara de Asís, teniendo como función principal el dar atención a los necesitados y que sirvió como punto de reunión de los pobladores para discutir asuntos de la comunidad. Frente a este, se ubica un templo que recae bajo la advocación de la Inmaculada Concepción, histórico inmueble con ornamentos que referencian periodos constructivos diversos, tanto en el exterior como en el interior. Se cuenta que en la torre del templo, un personaje afamado narró la historia de su vida y fue gracias a los escritos de José Rubén Romero que surgió el texto literario conocido como “La Vida Inútil de Pito Pérez”.  Se invita a los visitantes a subir a la torre del templo para dejarse envolver por el encanto de la espectacular vista al pueblo y su admirable naturaleza de las serranías que lo rodean.

Imponente se ubica el templo de Nuestra Señora del Sagrario a un costado de la plaza principal del pueblo, una construcción religiosa que posee en su interior candelabros y otros elementos decorativos hechos del material que trabajan los artesanos del lugar. La plaza de Santa Clara del Cobre, es un espacio que no se pueden perder quienes visitan el poblado; en ella, encontraran en su centro un quiosco con techumbre elaborada de cobre y los portales que armonizan con la venta de las artesanías típicas. Así mismo, no se puede dejar de lado el arte culinario de las manos pueblerinas que encantan con el sabor de las tortas de tostada con el ingrediente principal de la carne apache y, el rico pan que se vende en la zona.

Santa Clara del Cobre es un destino que vale la pena recorrer en la visita por Michoacán, mágica población que se percibe en sus calles, sus casas tradicionales, sus edificios religiosos erigidos por el propósito evangelizador, sus talleres artesanales, donde se puede entrever la sabiduría y conocimiento ancestral de su gente y las manos creadoras de tan espectaculares obras de arte de distintos tamaños, la amabilidad de su gente y por las riquezas naturales de la sierra purhépecha michoacana, que hacen del lugar un destino de experiencias inolvidables.

¡¡Vive tu aventura!!

Comments

comments